Por Medios Libres o como se llamen.
Publicado en Camino al Andar.
16 de julio de 2021.

París, 16 de julio de 2021. En entrevista con Medios Libres en la región parisina, la activista Fatou Dieng declaró que espera que el Réseau d’Entraide Vérité et Justice (Red de Ayuda Mutua Verdad y Justicia) pueda tener pronto un “encuentro más en la intimidad” con la próxima delegación zapatista que estará de gira en Europa para intercambiar en torno a la lucha contra las violencias perpetradas por la fuerza pública y en las cárceles. Fatou es hermana de Lamine Dieng, un joven franco-senegalés asesinado el 17 de junio de 2007 durante un arresto en el cual lo sometieron contra el piso de un vehículo y murió por un estrangulamiento usado por la policía francesa llamado enganche de sofocación (clé d’étranglement), la misma técnica letal del tacleo que usó la policía de Minneapolis el 25 de mayo de 2020 cuando asfixió a George Floyd.

Desde el Comité Vérité et Justice pour Lamine Dieng y el colectivo Vies Volées (Vidas Robadas) que reúne familias víctimas de violencias policiacas, Fatou Dieng expresó que en las luchas contra la brutalidad policiaca “siempre he escuchado hablar de las zapatistas, pero sin conocerlas físicamente y pienso que vamos a tener un encuentro enriquecedor a nivel de la lucha. Con la próxima delegación, se espera tener un encuentro más íntimo en torno a cómo se organizan a nivel de la lucha, tanto contra las brutalidades policiacas, los crímenes de Estado, como acerca de las muertes sospechosas en las prisiones. “Estamos en contacto con familias de detenidos que fueron asesinadas en cárceles y trabajamos con familias de víctimas asesinadas por la fuerza pública, mutilados y heridos por la violencia de Estado”.

Fatou narró su acercamiento con la Coordination Île de France que organiza la bienvenida al Escuadrón 421 y la Fuerza Área Zapatista. “En marzo, mientras nos preparábamos para la jornada contra las brutalidades policiales y carcelarias, conocimos personas del Colectivo París-Ayotzinapa que nos contaron del caso de Samir Flores Soberanes. Aquí en Francia la impunidad por el crimen y la violencia está también impregnada de racismo, y creo que en México es lo mismo, ya que el comportamiento policial es similar en África donde la policía no está para proteger a la gente. Se trata de un racismo sistémico, pero me alegra ver que muchas veces en estas luchas contra la violencia policial y carcelaria son las mujeres las que están al frente y eso es precisamente lo que me atrae en el trabajo de las zapatistas. Sé que muchas mujeres también están luchando, porque sabemos que desde tiempos inmemoriales son las mujeres las que están luchando por la humanidad y es algo fuerte”.

Al inicio del acto de bienvenida al Escuadrón 421 en París-Montreuil el sábado pasado (nota y video de Medios Libres en Camino al Andar), es Fatou Dieng quien dio la bienvenida a la primera delegación zapatista que atravesó el Atlántico y luego los Pirineos el 8 de julio. “Bienvenida a todas y todos. Es un gran honor para nosotres de recibir a la delegación zapatista en Francia. Somos felices de encontrarnos aquí con ustedes, ustedes quienes hicieron este largo viaje, el Viaje por la Vida. Ustedes que se parecen a nosotres en nuestro combate contra la injusticia y la violación de los derechos humanos. Les saludamos y saludamos su valentía, su fuerza y su determinación. Les deseamos la bienvenida. Les voy a pedir a todas y todos levantarse, para que podamos rendir homenaje a las y los sin voces, a las y los desaparecidos de acá y allá”.

Ante la delegación marítima y alrededor de 200 personas en el foro de La Parole Errante, Fatou comentó al micrófono que el objetivo de su colectiva es de unir a las familias de victimas asesinadas o heridas, de guiarlas en los trámites jurídicos, darles una ayuda jurídica y un apoyo moral, logístico y financiero, de llevar reivindicaciones comunes, organizar marchas y acciones comunes. “La colectiva Vidas Robadas lleva también a cabo acciones, como el listado de las víctimas de crimen de Estado, llevar campañas, conferencias, encuentros, proyecciones de películas”.

Desde marzo 2011, Vidas Robadas organiza junto con otros colectivos de víctimas una gran marcha en la capital francesa, en homenaje a las víctimas de violencias y crímenes del Estado, la cual se volvió después una marcha anual y nacional. La décima edición se llevó a cabo el 20 de marzo de este año en numerosas ciudades respondiendo al llamado de la Red de Apoyo Mutuo Verdad y Justicia. “Desde hace más de 10 años, las víctimas de las violencias de Estado caminan por la verdad. La asamblea de los heridos, y muchos más, se han creado en el objetivo de ayudar a las víctimas de las violencias del Estado y a las familias en luto por un crimen policiaco o penitencial. Es un gran trabajo de terreno, numerosos encuentros y intercambios, el compartir el dolor y la rabia. La misma indignación en contra de una injusticia y frente a una justicia fallida nos ha llevado a darle forma y fuerza a nuestra lucha común. Para destacar esta voluntad de unidad, de ayuda mutua y solidaridad mutual: nosotras, víctimas, hemos decidido de constituirnos en red de ayuda mutua y justicia”.

Después, otra representante de la Red de Apoyo Mutuo Verdad y Justicia leyó una lista larga e impactante de víctimas, lo cual evidencia la impunidad y el racismo sistémico que prevalece tanto en Francia como en el mundo entero, entre ellas, Samir Flores, Babacar Lamine, Youssef, Adama, Ali, Amadou, Rémi, Alan, Cédric, Romain, Henri, Steve, Mohamed, Amine, Claude, Idir, Soufiane, Stéphane, Clément, “y muchos más, porque no puedo nombrarles todes. Eso para decirles que estamos con el corazón con ustedes. Pensamos también en sus desaparecidos, a sus víctimas y a las familias de las victimas. Estamos con ustedes”.

En palabras de Fatou, la visita zapatista puede “dar peso más peso a nuestra lucha”. “Ya estamos en el proceso de imaginarnos que la marcha nacional y anual que hacemos contra las violencias policiacas, carcelarias, judiciales y psicológicas pueda ser algo que compartamos con les zapatistas. Nos estamos diciendo que tal vez las marchas de las familias que organizamos cada 15 de marzo en Francia las pudiéramos extender a nivel mundial, para que también en cada país se pueda hacer una concentración o una marcha para hacer eco de lo que está pasando en Europa”.