[embedded content]

Apatlaco, Morelos, 28 de Noviembre 2020.- Dicen nuestrxs abuelxs zapatistas que en estas tierras es necesario volver a derramar sangre cada 100 años para ganarse el derecho a vivir en paz y tranquilidad. Y sí: la historia, la ahora guardia nacional acaso deshaciendo más que nunca, el poder revestido con sus mentiras y traiciones, y la gente de abajo arriesgándolo todo confirman éstas palabras. En estas tierras que fimaron el Plan de Ayala en 1911 y con ello dieron inicio a la revolución zapatista del sur, algunxs piden perdón a Miliano por no poder o no saber cómo defender el agua y la tierra que él y nuestrxs abuelxs nos legaron con su fuerza y con su sangre, pero también hay pueblos, ejidos y comunidades dispuestos a seguir transformando la tristeza,el duelo y el desconcierto en unión y lucha legal, legítima y comunitaria. De hecho apuntan que ya están curadxs de espanto y que ahora la lucha podrá escalar a otros niveles. “Vamos a seguir adelante hasta que este proyecto se venga abajo”, afirman. Y recalcan además que la lucha zapatista no es de uno, diez o ni siquiera cien años. Si apenas ayer, en 1911, retumbó aquí el grito de “abajo las haciendas, arriba los pueblos”, ahora resuena desde el 2011 el “abajo los megaproyectos, arriba los pueblos”. Aquí la lucha zapatista sigue.


Carta al General Zapata a los 109 años de la firma del Plan de Ayala

Palabras del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Morelos-Puebla-Tlaxcala a los pies del plantón de Apatlaco desalojado por la Guardia Nacional