Tras algunos intentos de hacer valer ante la ley algunas mediciones de nuestra comunidad que toman los puntos de referencia fundamentales y los títulos primordiales expedidos en el siglo XVIII, el Tribunal Agrario desestimó estos procedimientos dando preferencia a los pequeños propietarios por lo que emitió en algunas ocasiones sentencias en contra de la comunidad.

El 29 de junio de 2009, Santa María Ostula recuperó las tierras en disputa con el objetivo de llevar a cabo la construcción de Xayacalan. Desde este momento, la respuesta de quienes nos demandaron se convirtió en una ofensiva de violencia y muerte que dejó un saldo de 35 personas asesinadas y 6 personas desaparecidas. De estos agravios no hay avances en la aplicación de justicia, no ha habido investigación pese a que se han hecho denuncias jurídicas y en la opinión pública.

Han sido las estrategias jurídicas propuestas por el abogado de la comunidad, sumadas a la lucha social y política de la comunidad, así como la comunicación, lo que ha permitido que Ostula mantenga su territorio en posesión por la vía de los hechos.

Durante estos años, desde la recuperación de las tierras en 2009, a pesar de que muchas familias tuvieron que irse o esconderse, logramos mantener viva la Asamblea General, así como otras instancias de toma de decisiones. Se trata de instituciones comunales que ha mantenido Ostula desde hace más de 450 años, entre ellas una Guardia Comunal que protege y otorga seguridad permanente. Se ha logrado retomar la vida pública y en ella ha florecido la educación, la cultura, el deporte, las tradiciones religiosas y las actividades agrícolas y de turismo que son la base de la economía local.

Lo anterior no ha estado exento de nuevas agresiones por parte de estos grupos criminales, partidos políticos, funcionarios del gobierno estatal, fuerzas de seguridad como el ejército o la marina, de traiciones por parte de algunos elementos de la comunidad que se han coludido con los agresores que hemos mencionado.

Estamos en un punto crucial en términos jurídicos, ya que de perder el juicio, en realidad lo peor estaría por venir: la destrucción del lugar en donde viven cientos de familias, el desconocimiento de la propiedad comunal de la tierra, los derechos fundamentales a los que tienen derecho las personas nahuas que habitan en Ostula y que tienen fundamente en el Acuerdo 169 de la Organización Internacional del Trabajo, ratificado por México y con un nivel de ley, así como el artículo 2 de la Constitución Mexicana, por mencionar algunos fundamentos legales.

Por ello extendemos esta invitación para escuchar a la comunidad y dialogar con ella y saber más de la historia de lucha en la región de la sierra-costa michoacana.

La cita es a las 12:30 del día (hora del centro de México) en el siguiente enlace: https://meet.jit.si/NoisyDiplomatsShopGently

Contaremos con la presencia de:

-Autoridades comunales de la comunidad.

-Miembros del equipo jurídico.

-Carmen Ventura, doctora en Ciencias Sociales del Colegio de Michoacán (COLMICH).

-María de Jesús Patricio, Marichuy, miembra del Congreso Nacional Indígena y vocera del Consejo Indígena de Gobierno (CNI_CIG)

Atentamente
Comisión de Comunicación de Santa María Ostula
“Nunca más un México sin nosotros”