Éste, el sexto agosto que lloramos a nuestros 72 compañeros y compañeras masacrados un 23 de agosto en San Fernando, Tamaulipas, queremos hacer un llamado: es momento de detenernos, abrir los ojos, valorar los caminos ya avanzados y los que nos faltan por recorrer.