Historia del CNI

“La tierra que nos vio nacer, que nos da la vida y finalmente descansamos en ella eternamente. Por eso somos todos los colores que somos, todas las lenguas que hablan nuestros corazones, por eso somos pueblos, somos tribus y somos nación. Somos los y las guardianas y guardianes de estas tierras, de este país México, de este continente y del mundo”. (Ejército Zapatista de Liberación Nacional, Agosto de 2014).

  • ¿Qué es el Congreso Nacional Indígena?

#1 El Congreso Nacional Indígena (CNI), nació en el mes de octubre del año de 1996 a raíz de dos foros convocados por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que buscaba crear el espacio en donde todos los pueblos, comunidades, tribus y barrios indígenas del país nos podamos encontrar, mirar, escuchar. Juntando la palabra y el pensamiento de los indígenas que estuvimos ese año de 1996, el CNI se convirtió en la casa grande de todos los hombres y mujeres indígenas del país, en donde podemos encontrarnos, compartir nuestra palabra, la resistencia y la esperanza que construimos como pueblos, siempre buscando como propósitos centrales: a) que nuestros pueblos sean reconocidos en su existencia y en sus derechos dentro de la Nación, b) ejerciendo plenamente su autonomía y c) reconstituyéndose de manera integral frente al permanente proceso de conquista que los ha destruido, mutilado, fragmentado y exterminado.

¡NUNCA MÁS UN MÉXICO SIN NOSOTROS!

¡POR LA RECONSTITUCIÓN INTEGRAL DE NUESTROS PUEBLOS!

#2 El primero de enero de 1994 el EZLN declaró la guerra en contra del Gobierno Federal y, ante la movilización de la sociedad civil a lo largo de todo el país para exigir una solución pacífica al conflicto, el 12 de enero el Gobierno decretó una tregua, iniciando un accidentado período de diálogos y negociaciones entre el EZLN y el Gobierno Mexicano; negociaciones que culminaron en un conjunto de compromisos suscritos el 16 de febrero de 1996 entre el EZLN, respaldado por representantes indígenas de todo el país, y representantes de los Gobiernos federal y del estado de Chiapas, así como representantes del Congreso de la Unión. Estos compromisos quedaron plasmados en los llamados “Acuerdos de San Andrés Sakamch´en de los Pobres”, compromisos y propuestas que pretendían una profunda reforma de la Constitución mexicana mediante el reconocimiento de nuestros pueblos como sujetos de derecho público, el reconocimiento al ejercicio de su autonomía y el reconocimento de sus derechos al territorio, como inicio de una nueva relación entre el Estado mexicano, la sociedad y los pueblos indígenas. Es en ese momento que surge el CNI y hasta el año 2001 se empeñó por que dichos Acuerdos fueran incorporados a la Constitución mexicana.

Dichos acuerdos, bajo la presión de los capitalistas y sus organismos, fueron traicionados por el Estado y el 28 de abril de 2001 la Cámara de Diputados aprobó una reforma constitucional contraria a los “Acuerdos de San Andrés”.

#3 Colectivamente construimos, abrazamos, defendemos y ejercemos los Acuerdos de San Andrés como la constitución de nuestros pueblos y desde la traición de 2001 tenemos la firme decisión de ejercer nuestros derechos y nuestra autonomía por la vía de los hechos, sin necesidad de que el Estado mexicano nos reconozca.

Del mismo modo, en el Cuarto Congreso Nacional Indígena, realizado en mayo de 2006 en la comunidad ñahñu de San Pedro Atlapulco, nos adherimos a la “Sexta Declaración de la Selva Lacandona” suscrita en junio del 2005 por el EZLN; y al suscribir dicha Declaración reconocimos que nuestra lucha es desde abajo, a la izquierda y anticapitalista, es decir, en contra del capitalismo por ser la causa principal de nuestros dolores y de nuestros agravios.

#4 El CNI, es el resultado de diálogos y reflexiones a profundidad desde asambleas comunitarias que en varios pueblos indígenas de México se han realizado; compartimos experiencias de autonomía y formas distintas de organización, a partir de nuestras raíces y nuestra cultura propia y desde abajo y a la izquierda.

Los pueblos que nacieron al CNI, pensaron que era importante que no se convierta en una organización, porque en ese tiempo lo importante era fortalecer todas las luchas de los pueblos, cada quien a su modo y a su tiempo. Nuestro espacio máximo de decisión es la asamblea general reunida en el congreso: JUNTOS SOMOS ASAMBLEA SEPARADOS SOMOS RED. Nos regimos por siete principios y, en donde todas y todos tenemos palabra para decidir colectivamente. Son también los principios bajo los que se conduce el Concejo Indígena de Gobierno:

1.- Servir y no servirse.
2.- Construir y no destruir.
3.- Representar y no suplantar.
4.- Convencer y no vencer.
5.- Obedecer y no mandar.
6.- Bajar y no subir.
7.- Proponer y no imponer

Con estos principios comenzamos a caminar. Algunas luchas se fueron consolidando mientras otras nacían en diferentes geografías de nuestro país. Sembrando la solidaridad entre los pueblos, nos fuimos encontrando y haciendo más fuertes, pero también los problemas, el despojo, la represión, la discriminación y el desprecio se fueron haciendo más constantes.