Por Joel Pérez

El pasado lunes un grupo de comerciantes del piso Plaza, ubicados en la terminal de buses del municipio de Ixcán, ocupó la calle principal de la zona 1 para vender sus productos en esta época de Navidad y Año Nuevo. Esto con el objetivo de obtener más clientela según indicaron los mismos comerciantes. De las autoridades municipales la postura inicial fue desalojarlos, pero tras varios días de tensión lograron el acuerdo de permanecer en esta zona hasta el 31 de diciembre. Ixcán es uno de los 21 municipios del departamento de Quiché a unos 370 kilómetros de la ciudad de Guatemala.

Los comerciantes indicaron que únicamente permanecerán en el lugar durante 8 días, dijeron que en su momento enviaron solicitudes a las autoridades municipales para que les permitieran estar en el lugar. No recibieron respuesta y un grupo de comerciantes decidió ocupar el espacio sin autorización.

A raíz de esto, el juzgado de asuntos municipales, la oficina de servicios públicos municipales y la policía municipal intentaron desalojarlos el pasado lunes 20 de diciembre, sin embargo no lograron su objetivo.

A primeras horas del día martes un fuerte contingente de antimotines se hizo presente a la cabecera municipal, esto para brindarle apoyo a las autoridades municipales para poder desalojar a los comerciantes, ante la presencia de la Policía Nacional Civil PNC el grupo de comerciantes se opuso a ser desalojados.

Momentos de tensión se vivieron durante más de 4 horas en la calle principal de Ixcán, ya que los comerciantes optaron por lanzar piedras contra los policías municipales, también lo hicieron las personas que pasaban por el lugar como muestra de inconformidad ante la decisión de las autoridades municipales.

Según los comerciantes la Municipalidad de Ixcán no accedió inicialmente a reunirse con ellos, para buscarle una solución viable ha dicho caso. Frente a la tensión local que se había generado los síndicos municipales, delegados del juzgado de asuntos municipales, oficiales de la Policía Municipal (PM) y de servicios públicos municipales optaron por reunirse con los comerciantes ese día. Logrando acordar qué los comerciantes permanecerán en el lugar hasta el 31 de diciembre.

Esta vez, ante la falta de una orden del juez competente, los antimotines no actuaron contra los comerciantes.

La postura del Consejo Municipal 

El consejo municipal se reunió este jueves 23 de diciembre para aclarar el tema de la intención de desalojo a comerciantes que ocupaban la calle principal de la zona uno de Ixcán.

Durante la reunión la mayoría de integrantes del concejo municipal aseguró no haber tenido conocimiento sobre las diferentes solicitudes presentadas por integrantes del comercio informal, también indicaron que no tuvieron conocimiento sobre el motivo de la presencia de antimotines el pasado martes.

El alcalde municipal Antonio Elías Calel,  indicó haberse reunido con los integrantes del comité de comerciantes del piso Plaza, pero considero no ser de mayor relevancia razón por la cual decidió no presentarlo ante el consejo.

Durante la sesión del concejo municipal, los concejales solicitaron una explicación al alcalde municipal sobre la presencia de los policías antimotines en el municipio, del cual tampoco tuvieron conocimiento, así mismo dijeron que en ningún momento se les solicitó reunirse de manera urgente el pasado martes.

Según un documento leído durante la sesión, la solicitud de los anti antimotines fue realizada por Cristal Colindres, encargada de servicios públicos municipales y aprobado únicamente por el alcalde municipal, no existió orden de juez competente para que los antimotines accionaron contra los comerciantes, razón por la cual no actuaron.