Texto: Raúl Romero @cancerbero_mx
Fotografía: María González y Elis Monroy

Cientos de zapatistas, miembros de diferentes pueblos originarios, personas de diferentes organizaciones sociales y a título individual asistieron este 26 de diciembre al CIDECI, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, a la inauguración del encuentro L@s Zapatistas y las ConCiencias por la Humanidad en el que participan científic@s de diferentes partes del mundo y de distintas disciplinas.

El encuentro, convocado por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) desde hace varios meses, es parte de los esfuerzos que l@s zapatistas vienen haciendo por convocar a científic@s y artistas para reflexionar sobre cómo es que desde sus áreas viven la tormenta y cuáles son las estrategias que imaginan, investigan o proponen para enfrentarla.

La inauguración estuvo a cargo del Subcomandante Insurgente Moisés, quien en su intervención señaló que para las y los zapatistas comenzaba un recorrido con quienes, como ellos y ellas, tienen la «gran responsabilidad de defender y salvar al mundo en que vivimos, artes de artistas, ciencias de científicos y los pueblos originarios con los abajos del mundo entero».

Moisés también señaló que la ciencia, en manos de los capitalistas, es usada para «hacer el mal», y que con ella «los ricos se hacen más ricos», al tiempo que la utilizan para matar y destruir. Antes de terminar su discurso, dijo a los asistentes que este 26 de diciembre había que recordar que «nos faltan 46 vidas», en alusión al crimen –todavía impune– contra los estudiantes de Ayotzinapa.


Más tarde, en la primer mesa del día, participaron el Subcomandante Insurgente Galeano, la bióloga Adriana Aguilar Melo, la geógrafa Dianne Roucheleau y el ecólogo Luis Malaret, así como el físico Tonatiuh Matos. En la sesión vespertina participaron el biólogo Marco Antonio Sánchez, el físico Eduardo Vizcaya y el especialista en ingeniería metalúrgica Iván A. Velasco-Dávalos.

En su participación, el Sub Galeano, en su poco conocida faceta de alquimista, lanzó algunas primeras preguntas que las bases de apoyo zapatistas esperaban se pudieran responder en el encuentro. Galeano contó que para llegar a este encuentro l@s zapatistas se habían preparado por largo tiempo. Así, relató que para hacer las preguntas, se juntaron por asambleas de zona y luego en reuniones de acuerdo a los temas de interés. Las preguntas cuestionan desde cómo se forman los vientos, tormentas, ciclones y terremotos, cuáles son los verdaderos efectos del flúor, si existe o no el hoyo en la capa de ozono y cuáles son sus efectos, cuáles son las repercusiones de los transgénicos, por qué a las mujeres embarazadas les da preeclampsia, por qué hay cerebros rápidos y otros lentos y hasta cuál es la función de la ciencia, quién tiene el control de ésta y si puede el mundo vivir sin capitalismo, serán algunas de las interrogantes que estarán presentes a lo largo del encuentro.

El resto de las participaciones versaron sobre distintos temas: la relación ciencia-academia, ciencia-tecnología, ciencia-desarrollo y ciencia-progreso; la «neutralidad» en la ciencia, los criterios de evaluación, la monopolización del conocimiento científico y la ciencia como bien común; la ciencia y el control poblacional, las repercusiones del capitalismo en diferentes ecosistemas y en el planeta en general y otros más.

Sin embargo, hasta el momento casi todos y todas las ponentes coincidieron en que es necesario recuperar los principios de la ciencia, aquellos que fueron bien resumidos por Galeano: «queremos entender el mundo, conocerlo. Porque sólo si lo conocemos, podremos hacer uno nuevo, uno más grande, uno mejor».

 
Fuente: SubVersiones