IMG_2247

  • En Chiapas hay más de un millón de niñas y adolescentes. Es responsabilidad del Estado y la sociedad en su conjunto garantizar sus derechos humanos para que puedan vivir en condiciones dignas y seguras que les permitan alcanzar sus proyectos de vida.

San Cristóbal de las Casas, Chiapas, a 11 de octubre de 2017

Anualmente, el Día Internacional de la Niña se celebra el 11 de octubre con el objetivo de crear conciencia sobre la discriminación y la violencia que viven las niñas en todo el mundo, así como para promover sus derechos y empoderamiento mediante acciones encaminadas a eliminar todas las formas de discriminación y violencia en su contra.

En el entorno socioeconómico chiapaneco, caracterizado por profundas desigualdades e insuficientes oportunidades de desarrollo para sus habitantes, es precisamente donde más se incumple el derecho de niñas y adolescentes a la educación y en donde las diferencias de género se hacen más pronunciadas en detrimento de los derechos de niñas y adolescentes.

Cada año, cientos de niñas aún pequeñas son dadas en matrimonio, con o sin su consentimiento. En algunos casos, se trata de matrimonios reconocidos por el Estado, en otros son costumbres tradicionales, mientras que en algunos más son obligadas a vivir en concubinato, corriendo el riesgo de sufrir violencia, incluidas las relaciones sexuales forzadas.

 Algunas mujeres aún lo toleran porque consideran que es su obligación para con sus padres y el resto de la familia, sin estar debidamente informadas de las consecuencias. Y, generalmente, en los lugares donde existen los matrimonios de niñas, existen normas sociales y tradiciones que los promueven y legitiman, y por ello oponerse es casi imposible.

El Estado debe adoptar todas las medidas posibles para abolir las prácticas patriarcales que sean perjudiciales para la salud de las niñas y adolescentes como el matrimonio infantil y las uniones tempranas.  El matrimonio forzado contradice también la Declaración Universal de Derechos Humanos, así como a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

Si bien la nueva Ley de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en el estado de Chiapas (LDNNACH) y las recientes reformas al Código Civil establecen la prohibición de los matrimonios de niñas y adolescentes y son fundamentales para proveer un marco jurídico que proteja sus derechos, la prohibición por sí sola no va a resolver el problema. Se necesita invertir en la salud, la seguridad y la educación de las niñas para hacer realidad sus sueños y que sean ellas las que determinen sus propias vidas.

Por otra parte, el gobierno estatal no tiene un registro acerca de cuántas de las más de 4 mil niñas y adolescentes de 10 a 14 años que han dado a luz de edad en los últimos 5 años, han sido consecuencia de la violencia sexual contra ellas.

Según cifras de la ECOPRED, los delitos sexuales son principalmente ejercidos contra las niñas y adolescentes. Para el delito de tocamientos ofensivos, el 74% de las víctimas fueron niñas, mientras que en los delitos de violación sexual, en 67% de los casos la víctima fue una niña.

El gobierno estatal no mira a las niñas pues no existen medidas de prevención y atención a los casos de abuso o violaciones sexuales. Como se ha venido denunciando, a casi un año de la implementación parcial de la Alerta de Violencia de Género, son graves sus omisiones e incumplimientos ante la emergencia derivada de la violencia estructural y de género hacia las mujeres en Chiapas, que implica de manera prioritaria garantizar protección, seguridad, vida, reparación de daños y medidas de no repetición.

Chiapas tiene unos de los mayores índices de embarazo adolescentes y de niñas y adolescentes que no asisten a la escuela (18.9%) Uno de los factores que determinan en gran medida sus decisiones sobre su trayectoria escolar y su proyecto de vida tiene que ver precisamente con los embarazos no planeados Del total de niñas mayores de 12 años que fueron madres en Chiapas, el 95% dejó la escuela.

En la construcción de sociedades más justas y equitativas, es necesaria la participación no sólo de las niñas y mujeres, se requiere también la de los niños y hombres para eliminar la desigualdad de género en todas las esferas. Por ello, es de resaltarse que los niños que crecen con modelos masculinos no hegemónicos y/o modelos femeninos no tradicionales, tienen más probabilidades de cuestionar las desigualdades de género, como ya lo están haciendo con más consistencia las niñas.

El estado de Chiapas debe implementar un Protocolo especializado de búsqueda inmediata de niñas y adolescentes desaparecidos en cualquier circunstancia. Resulta impostergable la eliminación de la prórroga de 48 o 72 horas para iniciar la búsqueda y averiguación previa por contravenir claramente el derecho a la protección e integridad de niñas, niños y adolescentes. Es urgente la aprobación legislativa y el presupuesto para implementar la Ley General de Desaparición Forzada de Personas Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas. Esto permitirá afrontar la desaparición masiva de mujeres adolescentes, ya que establece el desarrollo de un protocolo específico de búsqueda inmediata con perspectiva de género para niñas y adolescentes desaparecidas.

Asimismo, es necesario incorporar coherente y consecuentemente la perspectiva de género en las prácticas de las organizaciones sociales. Trabajar con la infancia desde la perspectiva de género permite problematizar sobre las diferencias entre niñas y niños como construcciones sociales, y comprender que estas desigualdad y discriminación es el origen de la violación a los derechos humanos de las niñas en particular.

En este día de la niña, desde Melel Xojobal denunciamos la discriminación y violencia que pesa todos los días sobre el más 1 millón de niñas y adolescentes que viven y transitan por Chiapas y demandamos:

  • Se amplíe y fortalezca la participación no sólo de las niñas y adolescentes, sino también la de los niños y adolescentes hombres para eliminar la desigualdad de género en todos los ámbitos en los que crecen y se desarrollan. Se mejore la educación de las niñas y adolescentes en materia de salud sexual y reproductiva, especialmente en las escuelas, con miras a reducir la incidencia en los embarazos y que se proporcione a las adolescentes embarazadas la asistencia necesaria y acceso a la atención y la educación sanitarias.
  • Que las autoridades actúen con base en el Interés Superior del Niñez establecido en la Constitución, las leyes General y estatal de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y en los instrumentos internacionales, y que trabajen con perspectiva de género para brindar acceso a la justicia a niñas y adolescentes víctimas de violencia.
  • Operen correctamente los Sistemas Integrales de protección a la infancia y adolescencia, con la articulación de todas las instituciones municipales y estatales, y con la participación real, directa, activa y continua de las niñas y adolescentes en los programas y políticas públicas dirigidas a ellas.

¡Porque en Chiapas, las niñas y adolescentes también cuentan! [i]

#NosotrasTenemosDerechos

#LasNiñasTambiénCuentan

#DíaInternacionalDeLaNiña

#FreedomForGirls

#GirlLedChange

#WITHandFORgirls

[i] Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI): Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (ECOPRED) 2014, Estadísticas a propósito del día internacional de la niña 2017, y Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM): La Infancia Cuenta 2016